Buscar información

Cargando...

Facebook y Twitter

viernes, 5 de julio de 2013

J. M. GARCIA-MARGALLO: SOMOS UNOS INCAPACES, PERO NO PODEMOS DECIRLO EN PUBLICO

El ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, llamó este viernes a 'calmar los ánimos' tras la brutal violación del derecho internacional y el destrato recibido por el Presidente de Bolivia, Evo Morales, cuando volaba de Moscú a La Paz. Sería interesante que estos émulos siglo XXI de los piratas, dijeran que harían ellos de recibir un trato semejante.


'Hay que intentar de alguna manera calmar los ánimos, bajar los espíritus y volver a reanudar las relaciones', dijo Margallo en una entrevista en la televisión pública TVE y señaló que España no debe pedir disculpas a Bolivia, como lo exigieron este jueves los presidentes de seis países integrantes de la Unasur, porque 'en ningún caso iba a restringir el espacio aéreo'.

García-Margallo confirmó que España recibió información de que el ex técnico de la CIA, Edward Snowden, que es buscado por Estados Unidos de América bajo cargos de espionaje, se encontraba dentro del avión del presidente boliviano.

'Nos dijeron que Snowden estaba dentro', dijo el ministro en la entrevista con el programa Los Desayunos de la cadena pública española y afirmó que España dio por buena la información, sin revelar de donde vino.

'Yo puedo operar con los datos que me dan, nos dijeron que estaban claros, de que estaba dentro', afirmó.

El ministro se negó a confirmar si las autoridades españolas recibieron, como seguramente sucedió, un llamado directo de Estados Unidos de América para impedir que el avión de Morales cruzara su espacio aéreo.

'Las reacciones de los países europeos es porque la información que nos daban era que estaba dentro', intentó justificarse García-Margallo.

Además, rechazó que España le negara el tránsito al avión de Morales, como afirmó el gobierno boliviano, al afirmar que fue Francia quien primero bloqueó su plan de vuelo, que incluía una escala técnica en Las Palmas, Gran Canaria.

Morales tuvo que aterrizar en Viena, la capital de Austria, luego de que, España, junto con Portugal, Francia e Italia, negaran el libre tránsito aéreo al avión presidencial.